9 de noviembre de 2017

La Q de José Hernández


Luego de culminar el torneo Top-8, en el que se miden los mejores jugadores activos de Venezuela y donde obtuvo meritoriamente el segundo lugar, José regresó cansado en la noche al apartamento donde pernoctó con su familia.

Al día siguiente a las 5:30 a.m. -hora acostumbrada de levantarse-, José quiso encender su laptop para verificar algunas palabras y como sorpresa, no la encontró. 

Recordó que la había usado en la Plaza de los Palos Grandes -donde se sucedió el torneo- y luego de usarla la dejó debajo de uno de los bancos de la plaza. Sin pensarlo dos veces la fué a buscar, una distancia de varios kilómetros lo separaban de su esperanza por hallarla en el sitio donde la dejó, junto con el suplicio de saber que habían transcurrido muchas horas y muchas personas caminando por la plaza. 

Al llegar a la misma y desde la distancia, pudo ver el estuche de su laptop y sorpresivamente una persona sentada en ese banco sin darse cuenta del estuche, allí, a sus pies. 

Esa persona se sorprendió al ver a José abalanzarse como el Tigre a su presa, sobre la laptop. 

Su fe y determinación le premiaron con el hallazgo de su computadora a un tris de estar perdida.


Publicar un comentario